“Para ser aizkolari mi consejo es creer en una misma y dedicarle tiempo”. Entrevistamos a Oihana Fernandez de Barrena.

Portada

Hoy nuestro blog lo protagoniza un nombre: Oihana Fernandez de Barrena. Ella es la imagen de Astore para la colección primavera-verano 2024 y colaborar con ella, es muy pero que muy especial para nosotros. Hoy nos hemos sentado a charlar con ella para que nos hable de la aizkora desde dentro y de sus retos y proyecto de futuro.

Oihana es alavesa, de Heredia. Concretamente, del caserío que lleva su apellido, donde ayuda en el negocio familiar. Si hablamos de aizkolaris, su nombre es ya un referente. Única mujer de esta disciplina en su provincia, también se anima a otros deportes vascos. Quedó segunda recientemente en el Euskal Pentatloia junto a Lur Errekondo, otro de nuestros rostros conocidos en los catálogos y redes sociales de Astore. Oihana, además de ganadera y deportista, es aventurera. Participó en “el Conquis” hace dos años. Vamos, que Lur y ella son “almas gemelas”. 

¿Cómo y cuándo te iniciaste con la aizkora en competición? ¿Y con el pentatlón vasco?

Empecé hace 2 años a entrenar, vi que se me daba bien y hace un año empecé a competir (mi pareja fue la que me engaño ☺). Nada más empezar con la aizkora, coincidí en varias exhibiciones con Lur y le propuse ser mi pareja para el pentatlón. Era un reto que quería probar y no pude tener mejor pareja. A raíz de eso, me di cuenta de que era el deporte que me hacía feliz. El día de la final se nos complicó todo, no supimos mantener la calma y no pudimos ganar ¡Nos dio mucho que aprender esa plaza! Meses después me di cuenta de que, si me centraba solo en la aizkora, con constancia y paciencia, podría llegar a conseguir algo. Eso sí, si proponen volver a hacer el Euskal Pentatoia en parejas, nos volveremos a apuntar Lur y yo. 

Única mujer aizkolari en Álava ¿Has enfrentado desafíos específicos debido a tu género en este deporte? ¿Qué consejo le darías a otras mujeres que están interesadas en adentrarse en deportes considerados tradicionalmente masculinos, como en los que estás tú? 

Está claro que en la aizkora es imposible conseguir las marcas que consiguen los hombres, pero eso no nos hace menos importantes, ni mucho menos. Toda la vida llevamos enfrentándonos, tanto en el deporte como en la vida cotidiana, por eso mi consejo es creer en una misma y dedicarle tiempo. En el caso de la aizkora, es un deporte que exige mucha dedicación, por no hablar de la parte económica: la madera, las hachas, el mantenimiento de las hachas… Otro punto en contra es que no hay escuelas de aizkolaris y eso hace que, a la hora de querer probar el deporte rural vasco, las mujeres se animen más a probar la piedra. Mi consejo es que, si hay alguna mujer interesada de verdad, se pongan en contacto con algún aizkolari para que le entrene, ya sean antiguos aizkolaris o actuales en activo.

Sin titulo 1

Además de la aizkora, practicas otros deportes dentro del pentatlón, como el levantamiento de piedra. ¿Cómo entrenas para estas actividades tan exigentes? 

Actualmente, estoy centrada en la aizkora, aunque no he dejado del todo a un lado la piedra. Intento entrenar 3 veces a la semana y, como hasta finales de año no tengo campeonatos, ahora me estoy dedicando a mejorar tanto en resistencia como en el corte y la técnica a la hora de cortar. 

La aizkolaritza es una habilidad que conlleva técnica, ¿qué es lo más importante para poder hacerlo bien? 

La técnica, en mi opinión, es el 60% a la hora de cortar. Tienes que tener fuerza y resistencia, para aprovechar con ella la carga y altura de tu cuerpo, pero la posición de los pies, la ayuda de las rodillas y de la cadera es fundamental para ser una aizkolari de primera.

Trabajas en el caserío familiar. ¿Cómo equilibras tus responsabilidades laborales con tu entrenamiento deportivo y otras actividades?

El trabajo familiar en el caserío nunca descansa. Los animales comen y beben todos los días y no hay festivos. Actualmente tenemos ovejas y es más fácil el manejo que cuando teníamos vacas, también somos agricultores de legumbre y patata. Este año termino mi último año de Turismo y compagino el caserío con mi trabajo en la oficina de Turismo de la Llanada Alavesa, entre otras cosas. Pero entre mis aitas y yo nos repartimos los trabajos del caserío y así puedo llegar a todo.

Sin titulo 5 1

Vivir en Heredia y mantener vínculos estrechos con tu familia materna en Cabo Verde debe ser una experiencia cultural única. ¿Cómo influyen estas dos culturas en tu forma de ser? 

En mi forma de ser no influye nada esta mezcla, pero es algo que me llena de orgullo. Es como tener el corazón partido en dos ☺. Desde pequeña he alardeado de mis orígenes. Me parece muy enriquecedor pertenecer a dos culturas totalmente diferentes como es la vasca y la caboverdiana.

Participaste en el Conquistador del Caribe. ¿Cómo fue esa experiencia? ¿Te gustaría trabajar en la tele como tu amiga Lur?

Fue una experiencia inolvidable y me encantaría repetirla. No me quede con buen sabor de boca, así que en un futuro no descarto presentarme otra vez. Respecto a lo de la tele… Sí, me encantaría. Haríamos buena pareja Lur y yo. Eso sí, creo que la tele no es algo fácil de hacer.

Entiendo que utilizarás mucha ropa deportiva para tus entrenamientos, ¿Cómo te gusta que sea? ¿Con qué tipo de ropa sueles entrenar? ¿Alguna prenda de Astore destacable que te guste mucho?

En mi día a día la ropa deportiva está muy presente. Depende de la actividad, prefiero llevar ropa pegada o más bien ancha. A la hora de entrenar utilizó mallas y camiseta o tops de tirantes de la línea Training, los más cómodos posibles. Para mí, cualquier prenda de Astore es perfecta. Pero si tuviera que destacar una, sin duda, son los pantalones Lauterdi con los que compito.

Sin titulo 2

Finalmente, ¿cuáles son tus próximos retos deportivos? Y, ¿algún reto personal que puedas compartir con nosotros?

Tengo varios. Dentro de los retos deportivos, los campeonatos de Euskal Herria y de Gipuzkoa de aizkora. A nivel personal, me gustaría formarme más en el sector del Turismo, en concreto, en el de mi zona, la Llanada Alavesa. Promocionarlo como merece y, en un futuro, me encantaría montar un alojamiento turístico en mi pueblo. Pero bueno, paso a paso y, ¡a lo que salga!