No tienes artículos en tu cesta de la compra.

Sala de prensa

Área privada para medios de comunicación

Departamento de comunicación

E-MAIL:
press@astore.es

Jul 17, 20 Alex Hormaetxea: Mi padre fue pelotari profesional de cesta punta durante 30 años en USA y me enseñó todo sobre la pelota

La cesta punta es un deporte más de observación, mental, en el que hay que analizar la situación rápidamente, ver si le duele al contrario alguna postura al tirar, cómo tiene la cesta y reajustar el plan sobre la marcha.

Alex Hormaetxea vive en Bermeo aunque es natural de Miami. Es pelotari profesional de cesta punta. Su entrega a este deporte le viene de familia. Su padre fue durante 30 años profesional en USA y sus dos hermanos mayores también. Se crió en el frontón. Ha conseguido numerosos títulos a nivel mundial que le han hecho situarse en el top del Jai Alai. Este año se ha unido al equipo de Astore Lagunak como embajador de marca. Vamos a conocer su historia en la siguiente entrevista:  

 

 Qué destacarías de la cesta punta?

Es un deporte muy rápido donde se mezcla, por un lado, fuerza y velocidad, y por otro, precisión y movimientos artísticos similares a la danza. Me encanta la velocidad y la adrenalina que se siente de principio a fin, exigiendo la máxima concentración en todo momento. También transmite valores muy positivos: liderazgo, perseverancia y, sobre todo, compañerismo tanto dentro como fuera de la cancha.

 

Tu padre fue durante 30 años profesional de la cesta punta en USA y tus hermanos también ¿cómo te iniciaste tú en este deporte?

Yo me crié en el frontón. A los 7 años mi padre me propuso un reto para ver si yo valía y quería iniciarme en el mundo de la pelota. Tenía que lanzar una pelota de tenis por encima de una pequeña pared de nuestra urbanización. Solo tenía 2,4 m de altura. Solo tardé una semana en conseguirlo. Mi padre entonces me llevó a la parte de atrás de un supermercado donde el reto se complicaba un poco más. Era una pared de unos 12 m y me dijo que, el día que yo pudiera encajar la pelota en el tejado, me llevaría a un frontón de verdad. A las dos semanas lo conseguí. Desde ese momento comencé a jugar en el frontón de Tampa donde iba dos veces a la semana con mi padre. Me compró unas pelotas de cuero con el peso y tamaño para un niño de 7 años y me empezó a entrenar.

 

A qué edad vuelves a Euskadi y cómo continúas aquí con la cesta punta?

La vuelta definitiva de USA fue en el 1994 cuando yo tenía 11 años,  tras la retirada de mi padre. Al volver a Bermeo competí a nivel aficionado representando a la escuela de Gernika.  Tengo muy buen recuerdo de esos años ya que, además de los títulos que conseguí desde los 11 hasta los 21 años, hice muchísimos amigos con los que mantengo contacto actualmente. Además, viajamos por todo el mundo juntos (México, Cuba, Filipinas, USA, Francia, etc.) y eso no se puede olvidar.

 

Cuál es el mejor consejo que te ha dado tu padre?

Nunca te rindas, sigue luchando. Creo que no solo me ha ayudado a lo largo de los años para forjarme como pelotari sino también como persona.

 

Qué crees que es lo más importante a la hora de jugar a cesta punta?

Creo que se necesita dedicación y muchísimas horas de entrenamiento. Antes de jugar delante de un frontón lleno hay que tirar millones de pelotazos una y otra vez haciendo la misma postura. Es un deporte más de observación, mental, en el que hay que analizar la situación rápidamente, ver si le duele al contrario alguna postura al tirar, cómo tiene la cesta, y reajustar el plan sobre la marcha. Además, es importante no cometer errores.

 

Cómo entrenas habitualmente?

Hago entrenamiento físico con mi preparador Gontzal Uriona dos veces por semana y entrenamiento técnico en Markina, Berriatua o Gernika tres veces por semana. Ahora en época de partidos bajo el pistón y aprovecho para recuperar.

 

Cuáles son tus próximos retos deportivos?

Ganar un título mano a mano y estar en condiciones de participar en la copa del mundo del 2020.

 

............................................................................

- EUS -

Zesta-punta behaketako kirol bat da, mentala, non egoera arin-arin analizatu behar den: aurkariari jaurtitzerakoan jarreraren bat min egiten dion ikusi, zesta nola duen aztertu eta plana etorri ahala egokitu.

Alex Hormaetxea Bermeon bizi da baina Miamikoa da jatorriz. Zesta-puntako pilotari profesionala da. Kirol honetan gorputz eta arima aritzen da, eta hori familiatik datorkio. Bere aita profesionala izan zen AEBetan 30 urtetan zehar, eta baita bere bi anai nagusiak ere. Frontoian hezi zen. Mundu-mailako hainbat titulu lortu ditu, Jai Alaiaren gainaldean kokatu dadin egin dutenak. Aurten Astore Lagunak taldean sartu da, markaren enbaxadore gisa. Bere historia ezagutuko dugu ondorengo elkarrizketa honetan:  

 

 Zer nabarmenduko zenuke zesta-puntatik?

Kirol oso bizkorra da, non, alde batetik, indarra eta bizkortasuna zehaztasun eta dantzaren antzeko mugimendu artistikoekin nahasten diren. Hasieratik amaierara sentitzen den bizkortasuna eta adrenalina maite ditut, une oro gehiengo kontzentrazioa exijitzen dutenak. Balio oso positiboak ere transmititzen ditu: lidergoa, pertseberantzia eta, batez ere, adiskidetasuna, jokalekuan zein jokalekutik kanpo.

 

Zure aita zesta-puntako profesionala izan zen AEBetan 30 urtetan zehar, eta zure anaiak ere; nola hasi zinen zu kirol honetan?

Ni frontoian hezi nintzen. 7 urterekin nire aitak erronka bat proposatu zidan, honetarako balio banuen ikusteko, pilotaren munduan sartu nahi ninduelako. Teniseko pilota bat jaurti behar nuen gure urbanizazioko horma txiki baten gainetik. 2,4 m-ko altuera baino ez zuen. Aste bat baino ez nuen behar izan lortzeko. Orduan, nire aita supermerkatu baten atzeko aldera eraman ninduen, eta erronka apur bat zaildu zen. 12 m inguruko horma bat zen; esan zidan pilota teilatuan sartzen nuen momentuan, benetako frontoi batera eramango ninduela. Bi aste barru lortu nuen. Momentu horretatik aurrera Tampa-ko frontoian jolasten hasi nintzen. Astean bi aldiz joaten nintzen nire aitarekin. 7 urteko haur batentzako pisu eta tamaina zituzten larruzko pilota batzuk eskatu zizkidan eta entrenatzen hasi ninduen.

 

Zenbat urterekin bueltatu zinen Euskadira eta nola jarraitu zenuen hemen zesta-puntarekin?

1994. urtean bueltatu ginen AEBetatik behin betiko, nik 11 urte nituenean, nire aitak pilota utzi zuenean. Bermeora itzuli nintzenean afizionatu gisa hartu nuen parte lehiaketetan, Gernikako eskola ordezkatuz.  Urte horien oroitzapen oso ona dut, 11 urtetatik 21 urte nituenera arte lortutako tituluez gain, lagun asko egin nituelako, zeinekin gaur egun harremana mantentzen jarraitzen dudan. Gainera, mundu osotik bidaiatu ginen elkarrekin (Mexiko, Kuba, Filipinak, AEB, Frantzia, etab.) eta hori ezin da ahaztu.

 

Zein da zure aitak eman dizun gomendiorik onena?

Ez eman amore, borrokatzen jarraitu. Urteetan zehar ez dit bakarrik lagundu pilotari bezala eraikitzerako orduan, baizik eta pertsona moduan hazteko ere.

 

Zer uste duzu dela garrantzitsuena zesta-puntan jokatzerako orduan?

Dedikazioa eta entrenamendu ordu asko behar direla uste dut. Beteta dagoen frontoi baten aurrean jokatu baino lehen milioika pilotakada jaurti behar dira behin eta berriz jarrera berdina egiten. Behaketako kirol bat da, mentala, non egoera arin-arin analizatu behar den: aurkariari jaurtitzerakoan jarreraren bat min egiten dion ikusi, zesta nola duen aztertu eta plana etorri ahala egokitu. Gainera, garrantzitsua da akatsik ez egitea.

 

Nola entrenatzen zara normalean?

Astean bi aldiz entrenamendu fisiko bereziak egiten ditut nire prestatzailearekin, Gontzal Urionarekin, eta entrenamendu teknikoak Markinan, Berriatuan edo Gernikan astean hiru aldiz. Orain, partiduen epealdian, pistoia jaisten dut eta indarrak berritzeko aprobetxatzen dut.

 

 Zeintzuk dira zure hurrengo kirol-erronkak?

Eskuz eskuko partidu bat irabaztea eta 2020ko munduko kopan parte hartzeko moduan egotea.

volver a sala de prensa

Este sitio utiliza cookies. Al continuar navegando en este sitio, usted acepta el uso de cookies. Puede encontrar más información aquí.
x