No tienes artículos en tu cesta de la compra.

Sala de prensa

Área privada para medios de comunicación

Departamento de comunicación

E-MAIL:
press@astore.es

Jan 24, 20 Alex Hormaetxea: La cesta, un producto artesanal que se ha modernizado

La cesta es la herramienta esencial y diferenciadora de la cesta punta. La cesta es, junto al movimiento del pelotari y la velocidad de la pelota, lo que hace que la cesta punta sea un deporte espectacular, estéticamente bonito, digno de ver. Es un producto artesanal pero que, como todo, se está modernizando para adaptarse a los nuevos tiempos. Nuestro Astore Laguna, Alex Hormaetxea, profesional de la cesta punta, nos explica las peculiaridades de las cestas a continuación.

Para comenzar, he de decir que cada pelotari tiene su propio modelo de cesta y su propio cestero. El cestero te ha de hacer una cesta personalizada a tu posición en el frontón y a tu cuerpo.  Como regla general,  las cestas de los delanteros son más pequeñas, con un tamaño medio de unos 63 cm. Estas dimensiones más cortas permiten una mayor manejabilidad de la cesta, lo que permite un juego alegre.  Las cestas de los zagueros, sin embargo, suelen medir un poco más, unos 68 cm, lo que permite levantar la pelota desde una distancia más lejana. 

Desde que un pelotari empieza con este deporte, va perfeccionado las posturas básicas y  forjando su propio estilo de juego. Esto le va determinando el modelo de cesta a usar, es decir, si necesita un modelo con más fondo o uno con más salida, por ejemplo.

Las cestas son herramientas artesanales, elaboradas de distinta manera por cada cestero, y el periodo medio para hacer una cesta ronda las 45 o 50 horas de trabajo, entre el montaje y tejido. Así, el coste promedio de una cesta es de 425€ para un delantero y 460€ para un zaguero.

El montaje de la cesta sería la construcción de la estructura de la propia cesta, es decir, el montaje de los aros y las costillas. Hay que tener en cuenta que se debe dar la curvatura a los aros y poner la costillas de la cesta para crear el armazón de la cesta, algo muy laborioso y costoso. Una vez que esto está preparado se procede al tejido con mimbre, que puede ser natural o sintético.

En este sentido, ha habido una evolución de materiales en los últimos años. Tradicionalmente todas las cestas se hacían de mimbre natural pero, con el paso de los años, se han buscado otras alternativas para modernizar el deporte. Igual que en otros deportes como el tenis o el béisbol, donde las herramientas que tradicionalmente han sido de madera han evolucionado a fibra de carbono o aluminio, en el caso de la cesta también se han producido varios intentos. Así, por ejemplo, se ha sustituido el mimbre tradicional por un material sintético, lo que viene a ser un plástico muy resistente. Y aunque se pueda ver a algunas figuras de la modalidad con este tipo de cestas modernizadas, todavía no se utilizan de forma generalizada, ya que dificulta la parada de la pelota y puede ser demasiado resistente, lo que puede causar alguna lesión. 

La ventaja principal del uso de material sintético es el ahorro económico en arreglos, ya que el mimbre tradicional se rompe con la velocidad de la pelota y hay que repararlo constantemente. En este sentido, creo que es una buena alternativa para los primeros años de iniciación en el deporte, sobre todo, en el caso de niños pequeños. Por otro lado, también se han realizado prototipos de cestas enteras de fibra de carbono pero, al no estar industrializada su producción, la fabricación de cada una de ellas es muy cara y, por tanto, no ha tenido mucha salida.

Yo, personalmente, utilizo las cestas hechas de materiales tradicionales porque soy un clásico y, además, mi estilo de juego exige que tenga la calidad de la cesta tradicional para poder rematar los tantos.

Mas noticias aquí.

volver a sala de prensa

Este sitio utiliza cookies. Al continuar navegando en este sitio, usted acepta el uso de cookies. Puede encontrar más información aquí.
x